Señame – Obra de Agustina Serena

Nada nuevo se dice cuando se señala que el gesto guarda en sí, como tesoro escondido, la memoria de una cotidianeidad olvidada. La potencia de esa cotidianeidad radica en su tácita comunicación silenciosa, que grita sin voces audibles y enseña sin lecciones aprendibles. Revelar un gesto, mostrarlo escénicamente, no es sino dar lugar a un juego dialéctico de desnudar lo que no vestía ropa, llevando a la presencia indisimulable aquello que en el andar cotidiano desmiente la palabra o la refuerza según los casos. 

Presente en obras anteriores de Agustina Serena, el gesto, el detalle de cada movimiento minuciosamente construido indaga en la potencia constructiva de lo mínimo. Esta potencia, por sus efectos eminentemente comunicativos, podría llamarse metafísica, dadora de sentido, tejedora de lo humano. Como si el mismo Dios, dice Mies Van der Roeh, se ocultara en los detalles.
Pero la seña no es simplemente un gesto. El gesto parece guardarse para sí mismo, encierra su verdad en un decir ocultando. La seña no, la seña se abre a aquella otra, le indica, le da direcciones y queda así, como si acogiera una compañía en la ruta, disponible a su reinterpretación. Una seña reinterpretada no es sino ella misma en una de sus modalidades necesarias. La seña teje con la otra persona una comunalidad de la acción: acción participativa, código compartido y reinventado. Por eso la seña es fundamentalmente un movimiento, mientras que el gesto se mueve hasta su detención. Agustina vuelve aquí a dos motivos, el del andar y el del tiempo de la acción, sobre todo el de la acción de esperar. Pero ahora, indaga estos motivos en la escena de una cotidianeidad privada, podríamos decir doméstica. La seña, esa acción comunicativa en la que ambas actrices se hallan implicadas, se refuerza y cambia en cada repetición, miméticamente. Aparece mostrando aquello que se resiste al habla: que hay dos, que hay tensiones irreductibles, que hay puntos de contactos, que hay memorias compartidas y otras tantas por crear, que esa sigue siendo una tarea ardua. 

La seña aparece entonces en esa polaridad no resuelta, entre la dirección, lo dirigido y quien seña o señala. La seña se abre al mundo y a los otros y las otras y se vuelve acción situada y conjunta. Y por ello tiende también a cierta mímesis, a cierta repetición iterativa.

Y en el medio de todo ello, el arte y la escena, emergiendo de un mundo al cual tienen como objeto. Un mundo que a su vez tiene al arte como uno de sus constituyentes, un mundo formado también por el arte. Indagar en ese mundo implica también indagar en las relaciones no obvias que el arte teje con aquello de lo cual no está nunca plenamente separado pero a lo cual tampoco está plenamente unido. Nadie debería sorprenderse entonces ante el hecho de que uno de los temas que atraviesa siempre la producción artística sea el mismo arte, y su vínculo con el mundo en el que está inmerso El arte así seña y señala a ese mundo. Lo hace direcciones, cosas compartidas y movimiento ¿Se ha preguntado alguna vez qué es lo que ve una muñeca rusa desde adentro? Lo emocionante está en que cada muñeca contenga ella misma la posibilidad de llevarse  en su interior y que la nueva muñeca no sepa que lo que ve oscuro desde adentro no es más que a sí misma acobijándose. Así también quisiera el arte ver desde afuera lo que adentro oscurece.

 

(Fotos: cortesía de la obra)

SEÑAME

La Pecueca grupo danzateatro

Habitar el intervalo, el pozo, la seña, la mueca de un globo pinchado. Como una casa, cacheteada por su propio eco.

Raquel Rizzo – Laura Solari

Dirección: Agustina Serena

Iluminación: Olivia Grioni |Escenografía: Romina Arzoz |Música: Lucas Serena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s